Los primeros Knowmad surgen en tiempos donde todo estaba por hacer. Aunque pienses lo contrario, hoy por hoy, aún está todo por hacer y tú puedes trabajar como Leonardo Da Vinci.

“La sabiduría es hija de la experiencia”. Leonardo Da Vinci.

Hombre renacentista por excelencia, autor de “La Gioconda”, librepensador y arquitecto, estudioso de la anatomía, precursor de los diseños de los modernos helicópteros, experto en botánica, inventor de la proporción áurea y amante de la escritura.

Y es que la única forma de llegar al verdadero saber es buscando, probando, cambiando, equivocándose, experimentando, buscando de nuevo, preguntando, renovando, volviendo a buscar, cuestionando. Porque el saber cambia, no es un concepto estático o sedentario. Y menos en ésta, nuestra sociedad del cambio.

El Espíritu Knowmad.

Quizás por ello, una persona con espíritu ‘nómada’, con afán de ampliar sus conocimientos, sin preocupación por establecerse, que busque mejorar sus capacidades, sin pretensiones de comodidad, con ambición de mejorar y sin miedo al fracaso pueda, hoy en día, alcanzar más fácilmente el éxito. En contraposición con aquel que se conforme con poseer un título determinado, ser un experto en una materia concreta o dominar un idioma a la perfección. Un Knowmad, un nómada del conocimiento tiene más posibilidades de triunfar hoy en día porque entre otras cosas, un Knowmad no busca triunfar, si no aprender.

Este reciente neologismo de Knowmad no es sin embargo un concepto nuevo. Leonardo Da Vinci no intentó ser el mejor pintor, el más asombroso arquitecto o el mejor científico; se dedicó a satisfacer sus inquietudes, sus preguntas, su curiosidad. Buscó el conocimiento sin descanso, sin detenerse una vez que éste era parcialmente satisfecho.

Tu Pequeño Ecosistema.

De igual forma que un nómada no se asienta en el manantial que se ha encontrado en mitad del desierto. Porque sabe que aunque le permitirá vivir placenteramente durante un tiempo, no puede permanecer en él si quiere no ya prosperar, si no sobrevivir. Porque el agua puede agotarse, porque pueden llegar más personas a su territorio, porque pueden cambiar las condiciones de su pequeño ecosistema.

El nuestro cambia hoy en día a la velocidad de Internet. A nuestro pequeño manantial, a nuestro ecosistema pueden llegar personas desde cualquier parte del mundo, porque en este mundo globalizado la distancia ya no es un problema. Y si bien podemos pensar que precisamente por esta universalización del saber no hay riesgo de que el agua, de que el saber se agote, ahora es más fácil perderse entre mensajes de 140 caracteres e imágenes impactantes que distraen nuestra atención. El conocimiento ya no es una cuestión de clases; es más que nunca una cuestión de actitud.

Actitud de Aprendizaje.

Actitud de aprendizaje. Porque cuanto más aprendamos, más sencillo nos resultará enseñar. Porque cuanto más busquemos, menos tardaremos en encontrar. Porque cuanto más pensemos, mejor pensaremos. Porque como dijo también Da Vinci:

“La adquisición de cualquier conocimiento es siempre útil al intelecto, que sabrá descartar lo malo y conservar lo bueno”

.

Y quizás el hecho de comprender desde su juventud que el simple conocimiento le daría la excelencia, fue lo que le convirtó en uno de los grandes genios de la Historia.

Puedes saber más sobre los Knowmad en la entrada «Knowmads. La nueva fuerza laboral.»

[mailmunch-form id=»253571″]

Deja un comentario